AdministradorJudicial

Los Costes del Concurso

Es fundamental conocer previamente a la solicitud de un concurso los costes que acarrea para poder planificar adecuadamente tanto dicha solicitud como el devenir de todo el procedimiento.

Como costes directos destacamos:

* Los honorarios de abogados y el arancel de los procuradores.
Destacamos que los honorarios de los procuradores están sujetos a arancel.

* El arancel de los administradores concursales. Dicho arancel está en función básicamente del activo y en menor medida del pasivo, con ciertos factores de corrección. Debe ceñirse a lo establecido en el Real Decreto 1860/2004 de 6 de septiembre.

* Los anuncios y edictos. Comprenden tanto los dos anuncios del auto de declaración de concurso (en uno de los diarios de los de mayor difusión en la provincia y en el Boletín Oficial del Estado), como los derivados de las inscripciones de los edictos en el Registro Mercantil y en los otros registros públicos (en especial el de la propiedad). El Real
Decreto-Ley 3/2009, al que nos hemos referido, establece la gratuidad del anuncio en el B.O.E.

Antes de solicitar el concurso deberá requerirse el correspondiente presupuestode los honorarios de abogado, aranceles del procurador y de la administración concursal y coste de los anuncios y edictos.

En cuanto a otros posibles costes indirectos del procedimiento podemos distinguir los siguientes:

* Pérdida de clientes.
* Pérdida de suministradores de bienes y servicios (sobretodo financieros).
* Pérdida de poder de negociación (con los suministradores y con los trabajadores básicamente).
* Desmotivación de los trabajadores y equipos directivos.
* Dedicación de los directivos a las exigencias del procedimiento.
* Pérdida de imagen en el mercado.

En todo caso, deben también tenerse en cuenta los plazos del procedimiento a efectos de que la planificación de las distintas actuaciones se acomode a ellos. Destacamos a este respecto que los últimos datos disponibles nos llevan a la conclusión de que en los procedimientos ordinarios la fase común (la anterior a la fase de convenio o liquidación)
se alarga hasta unos 13 meses y en los abreviados unos 10 meses 8.

En la Estadística Concursal 2007 “El concurso de acreedores en cifras”, editado por el
Colegio de Registradores y cuyo autor es D. Esteban Van Hemmen Almazor, pueden
encontrarse datos adicionales al respecto.