AdministradorJudicial

La Fase Común

Fase Común

Esta fase se inicia con el auto judicial que declara el concurso y finaliza con el que abre la fase de convenio o de liquidación.

Durante la misma, sigue la actividad de la compañía, bien bajo el control y supervisión de los administradores concursales, bien teniendo ellos a su cargo la administración y disposición del patrimonio (en caso de que al órgano de administración se le hayan suspendido dichas facultades).

Sin embargo, los administradores concursales pueden solicitar al juez el cese de actividad. En este caso, si ello supone la extinción colectiva de contratos de trabajo, deberá tramitarse un expediente de regulación de empleo análogamente a los de compañías no concursadas, pero siendo competente para resolverlo al juez mercantil en vez de la autoridad laboral y con plazos mucho más cortos.

Las ejecuciones y apremios administrativos se suspenden, así como el devengo de intereses, excepto los intereses laborales y los que corresponden a acreedores con garantía real. Estos acreedores, en caso de ser titulares de una garantía real sobre bienes de la concursada afectos a su actividad empresarial o profesional, no pueden iniciar la ejecución de la garantía hasta transcurrido un año de la declaración de concurso sin haberse abierto la fase de liquidación o hasta que se apruebe un convenio.

Informe dLos actos que hayan sido realizados durante los últimos dos años en perjuicio de los acreedores son rescindibles, a instancia de los administradores concursales. Se presumen rescindibles los actos de disposición a título gratuito, los pagos de obligaciones de vencimiento posterior a la declaración de concurso y la constitución de garantías reales a favor de obligaciones preexistentes.

Los acuerdos de refinanciación previos a la solicitud de concurso que supongan una ampliación significativa del crédito disponible, o bien la modificación de sus condiciones, no serán rescindibles siempre que:

* Respondan a un plan de viabilidad que permita la continuidad de laactividad,
* Sean suscritos por acreedores que representen, al menos, tres quintos del pasivo,
* El acuerdo sea informado por un experto independiente y, - se formalice en instrumento público.

Durante la fase común los administradores concursales deberán elaborar un informe sobre la información aportada por la concursada al solicitar el concurso, el estado de su contabilidad, así como sobre su activo y la lista de sus acreedores.

Esta lista es confeccionada con base a la contabilidad, así como las comunicaciones de crédito que les deben remitir los acreedores a través del Juzgado. A estos efectos, los créditos se clasifican en:

Créditos a la Masa

Créditos con Previlegio Especial

Créditos con Previlgios General

Créditos Ordinarios

Créditos Subordinados

Pagos de Créditos

Los administradores concursales presentan al Juzgado el informe con la inclusión de la lista de créditos clasificados según las cinco clases anteriores en el plazo de dos meses desde la declaración de concurso, plazo que puede prorrogarse por otro mes (los plazos se reducen a la mitad en concursos abreviados).

Los acreedores tienen un plazo de diez días (o cinco si el concurso es abreviado) para impugnar ante el Juzgado Mercantil el inventario (activo) o la lista de acreedores. Ello dará origen a una demanda denominada “incidental” que debe presentarse a través de procurador y abogado (excepto los trabajadores que gozan de los prerrogativas de la Ley
de Procedimiento Laboral) y que finalizará cuando el Juez dicte sentencia.

Una vez que los administradores concursales han recogido en su informe las modificaciones pertinentes a raíz de dichas sentencias, junto con una relación actualizada de créditos contra la masa, el Juez dicta resolución cerrando la fase común y abriendo o bien la fase de convenio o la de liquidación.